Entre la guerra del taxi y la tecnofobia

15 Junio, 2017.Andrea Bravo.1 Like.0 Comentarios

Esta semana, 13 y 14 de junio se ha celebrado Sharing Madrid, un evento, en el que como ya os contamos en el post anterior, hablamos de economía colaborativa, Smart cities y transporte, de cómo es y cómo será la movilidad de las ciudades con todos los nuevos actores que están surgiendo.

Para poder debatir esto, estuvimos en una mesa redonda, con Uber, Cabify y Bluemove. Se dijeron muchas cosas, pero sin duda la más mediática fue la afirmación por parte de Uber de que España es un país tecnófobo, algo con lo que estamos en profundo desacuerdo

España, es el país de Europa en el que más smartphones hay por persona. Y más concretamente, en Madrid gracias a la tecnología, la movilidad por la ciudad es cada vez mejor. Tenemos una oferta de movilidad muy amplia, (ecooltra, Muving, emov, car2go, BiciMad, Micocar, Cabify…) algo que hace años era impensable y sin embargo hoy en día son aplicaciones que usamos constantemente.

Otro ejemplo, pero que opera fuera de la ciudad es Blablacar, una empresa disruptiva que se ha adaptado a los límites de la legislación, operan en España sin necesidad de que se haya cambiado la Ley o se haya hecho una a medida, y ha tenido un crecimiento exponencial.

Nosotros lo tenemos claro, estamos contribuyendo al cambio tecnológico de un sector tradicional sin cambiar la regulación. Queremos que las ciudades sean más sostenibles, eficientes y que estén libres de atascos y contaminación, pero no por ello tiene que desaparece el taxi, simplemente tiene que reinventarse para ser cada vez más competente.

Como dato, sólo en Madrid tenemos casi 16.000 taxis, de los cuales, por normativa cada día operan solo unos 8.000 de forma simultánea. Estos 8.000 taxis, tienen una ocupación cercana al 50%. Por lo que el problema no es de oferta. Y esto nos lleva a nuestra siguiente reflexión:

¿Qué pasaría si el transporte fuera más asequible? ¿Qué pasaría si democratizáramos el precio del taxi?.

Este es una de nuestros principales objetivos, por ello nuestro sistema de flexibilización de precios hace que al usar Micocar, siempre tengas un descuento del 10 al 50% sobre el precio que marca el taxímetro. Algo parecido a la tarifa dinámica de Uber, pero en vez de subiendo el precio, bajándolo.

De esta forma, hacemos que los pasajeros viajen más barato, pudiendo ahorrar 200€ al mes. Y al mismo tiempo, hacemos que los taxistas tengan más trabajo en horas valle, haciendo que puedan facturar 500€ más todos los meses. Un win-win en toda regla.

Sin embargo, más asequible no significa peor. Para nosotros, la experiencia de usuario es tanto o más importante que el precio accesible. Por ello nos apoyamos en un sistema de reputación del taxista. Cada vez que viajas valoras tu experiencia, para que siempre te mandemos el mejor taxi al precio más asequible.

 Como bien dice El País, lo que hacemos es trasladar las virtudes de las VTC, experiencia y precio, al sector del taxi. Contando además, con la calidad de más de 1.000 taxistas profesionales que han pasado exámenes, conocen el callejero de Madrid y tienen la experiencia de años de servicio.

Por lo tanto, pensamos que no es necesario cambiar la legislación para generar disrupción. Además de generar nuevas formas de movilidad, hay que aprovechar las que ya tenemos, mejorarlas para que sean tan competentes como las que surjan nuevas. 

En definitiva, la idea de hacer las ciudades más sostenibles y eficientes no forma parte del futuro, es algo que ya está pasando.

Comentarios